lunes, 22 de octubre de 2018



No me he bajado del carro queridos lob@s y bruj@s, es que voy con un par de días de retraso. 
Aún así, aquí os dejo la tercera semana. Espero que la disfrutéis.


martes, 16 de octubre de 2018

Segunda tanda del Rectober 2018 y celebrando el día de la mujer escritora!!!!



Día 7: Mujeres y Lobos: 

Dicen, que las mujeres siempre han estado relacionadas con la noche, con la luna y el universo. Con el silencio de las estrellas y el baile de los lobos en la fase de la luna llena. 
También cuentan que algunas de esas mujeres, cansadas del dolor humano, el odio y la violencia; cargadas de la magia que sólo había en los comienzos del mundo, cuando el destino podía leerse en las constelaciones y los bosques tenían voz, hicieron un pacto con la tierra en el que dejarían de ser humanas para convertirse en lobas mientras hubiera sufrimiento. El instinto y el bienestar de la manada serían lo primero. 
Lo que no imaginaban es que el sufrimiento del mundo no tendría fin.

Cuentan que han ido perdiendo la conciencia de lo que fueron, que con el paso de los siglos han ido olvidando el lugar que ocuparon y dejando que el mundo ponga fronteras y límites a su libertad. 

Día 8: Todos mis futuros son conmigo:

Hay quienes piensan que no soy romántica, que no creo en el amor o que soy demasiado exigente. Es cierto que no creo en los cuentos de hadas, ni en las almas gemelas como complementos perfectos para salir a la calle.
Creo en los compañeros de vida, que pelean a tu lado y no hacen la lucha por ti. Que a pesar de los fantasmas y los monstruos que crea la vida, sus decisiones y las tuyas os acercan en vez de alejaros.
Creo en el amor que se esfuerza y no se da por sentado, que no hace daño conscientemente y que evoluciona cuando se equivoca.
Creo en envejecer junto a alguien que ha sido contigo y también sin ti y que no te necesita pero te desea a su lado.
Me he enamorado dos veces, soy de eso que podemos llamar amor lento, pero intenso. Nadie sabe cuando va a faltar.
Amar bien, porque amar mal es muy fácil y esta muy de moda. Y amarse tóxicamente a uno mismo también... Soy una persona en peligro de extinción, única en tonteria y alegría y por eso también tengo que amarme a mi misma.
Cualquier pasado que viví, cualquier presente que esté viviendo y cualquier futuro que este por venir...es mío.

Día 9: Una de dioses:

En los comienzos del mundo existían unos seres únicos y casi inmortales. No debían ser olvidados para existir ¡pero el mundo es tan cambiante!
Unos fueron alimentando y suplantando a otros, el poder de los más viejos, a veces, pasaba a ser el de los más jóvenes y así ha ido pasando hasta llegar a nuestros días.

Quedan pocos, parecen simples mortales, pero no lo son.
Puedes verlos paseando a tu lado, haciendo la compra o tomando café, han perdido algo de luz y si no te fijas bien puedes confundirlos de forma errónea; pero si abres los ojos y los observas de verdad verás como les brillan los ojos, como el viento se mueve a su alrededor y baila para ellos, como el  cambio de estación siempre les sienta bien... Se camuflan, están esperando a que vuelva su momento. El mundo siempre será de ellos.

Día 10: Mi mejor casualidad:

 ¿Destino o casualidad? 
Creo firmemente que el destino no esta escrito, al menos no al 100%. Más bien pienso que vamos escribiendo nuestra historia dentro de unos posibles argumentos y que el giro que tome nuestra vida dependerá de las decisiones y las casualidades con las que nos encontremos. 

Las personas y los animales son mis casualidades favoritas, te cambian la vida, te la ponen patas arriba y te cambian (me gusta pensar que para bien) 
Por lo tanto...¿Mi mejor casualidad? Todas

 Día 11: Caos - Alma Gemela:

Leyó que el alma gemela era una persona que te complementaba. Oyó que el alma gemela mejoraba tu vida y a un@ mism@. Pensó por lo tanto, que las almas gemelas eran curas mágicas, remedios para la falta de amor propio y la solución ante cualquier dificultad. Y como si fuera una poción vertida en un caldero de brujas, mezcló los ingredientes que creía perfectos y bebió el brebaje de sabor amargo. Para cuando se dio cuenta de que aquello no era la perfección ni solucionaba nada, se miraba al espejo con una tristeza de la que nunca había oído hablar.

Pero ahí no se acabó el cuento, en todas las historias hay una segunda parte de la que casi nadie ha oído hablar, quizás un poco más oscura y sin tanta purpurina pero que merece la pena escuchar.
Anduvo, aprendió, cayó y se volvió a levantar. Años después de que rompiera con el cuento que le habían contado volvieron a preguntarle por el alma gemela y sus ojos brillaron:

- Andan repartidos por el mundo - dijo - sus ojos brillan a pesar de los monstruos que los persiguen y los fantasmas que les llenan de dudas. Ponen tu mundo del revés y revolucionan cada rincón que tocan, no hay seguridad de que permanezcan pero siempre merece la pena dejarlos entrar. No son lo que esperas pero nunca decepcionan. Siembran el caos y del caos surge la evolución.

Día 12: Rebelde despistada:

Una mochila a la espalda y un mundo demasiado grande para una sola vida.
Su corazón es un mapa lleno de esperanzas, cicatrices y agua salada. A visto los mil colores que ofrece el cielo y las ondas que hace el mar cuando bailan los gigantes del océano, pero no es capaz de percibir el brillo de sus ojos cuando ríe a carcajadas, o la curva de su corazón, tan pronunciada, tan bonita a pesar del dolor. A veces ni ve el camino que esta pisando cuando ya quiere ver la meta ¿qué vamos a hacer con ella?
Le atraen las encrucijadas, los silencios. Se busca en los charcos y en los espejos ¡¡que tonta!! No sabe que no es su reflejo lo que tiene que buscar.

Día 13: Temblor:

Ruge, tiembla. Se queja y se abre en canal.
Destruye.
No tiene hambre, sólo vomita lo que le obligamos a tragar.
No oímos su voz, que nos grita, porque estamos demasiado ocupados.
Pero si le pusimos nombre: Terremoto

                         

domingo, 7 de octubre de 2018

Tal y como os dije voy a compartir con vosotr@s lob@s y bruj@s los primeros dias del Rectober

¿Tenéis ganitas?

Día 1: Comienzos

Todo comienzo requiere un sacrificio, una toma de decisiones que te lleva al precipicio de un nuevo camino. 
Te alejas de una opción para embarcarte en otra y comienzas, con miedo, dudas y esperanza. 

Comienza mi reto, mi cambio de hábito y mi deseo de adquirir una nueva rutina. Mis dedos vibran, mi bolígrafo esta listo. 
Octubre va a ser un mes interesante...

Día 2: El silencio vuelve a sonar 

Me envuelve el sonido del ambiente y no es silencio, oigo coches a lo lejos y la tierra parece vibrar, muy suave, muy bajito, como el ronroneo de un gato, pero no es silencio. El murmullo del río que me canta. Cierro los ojos. No pienso. No lo oigo y eso si lo es. Un silencio que quizás, por la falta de costumbre me resulta tan duro, tan difícil; no oír nada, ni un suspiro de resignación, ni un carraspeo llamando mi atención. Me siento vacía o mas bien incompleta. Aprieto las pastillas en mi mano y las lanzo con fuerza al agua. 
Es cuestión de tiempo que pase el efecto y en medio de este silencio ensordecedor, vuelva a oír su voz hablandome.

Día 3: Siempre hay espacio para un abrazo más 

Siempre me han gustado los abrazos, aunque doy poquitos y a muy poquita gente. Pero supongo que como con todo, hay que dar con las personas adecuadas para sentir los abrazos como algo más que un simple rodear de cuerpos. 
Es un lenguaje en sí mismo, una expresión cuando la energía del otro y la tuya se entremezcla. Absorbes el peso de la vida y encuentras, a veces, en la persona indicada, un hogar y un bálsamo. 

Y es que siempre hay espacio para un abrazo más si la persona que tienes enfrente merece el riesgo de desnudar un poco tu alma. 

Día 4: Memoria 

Amanece.
Mira a su alrededor y alza el vuelo desde su hombro. Justo al lado, su hermana da varias vueltas alrededor del asiento de él y avanza. 
Oyen las mismas palabras de todos los días arrastradas por el viento y que las aventura a ver y aprender todo cuanto se ponga ante sus ojos. Miles de vidas, miles de historias y recuerdos acumulados y guardados para él.
Algo en el mundo que despierta abajo atrae su atención. Desciende su vuelo junto a su hermana. La tierra escupe fuego. 
La ira de un dios olvidado.
-Es tan sólo un volcán en erupción - mira como su hermana rodea las columnas de humo mientras las cenizas cubren sus plumas negras - Avisaremos al volver, por si trae complicaciones. 
Sólo asiente, parecen iguales pero no lo son; mientras que su hermana es práctica, un acumulo de conocimientos y hechos; la maldición que ella porta es recordar al ser que habitaba en las entrañas de aquella montaña y sentir que lo poco que queda de él se esfuma en forma de ceniza con el viento.
Una vuelta al mundo y el sol comienza a descender. Toca volver para hablarle de todo lo que ocurre fuera de sus muros.
Pero esta agotada, cansada de almacenar los recuerdos desde el comienzo del mundo.
- Ve tú - le dice a su hermana, que la mira y parece horrorizada.
-No puedes hacer eso.
A Munnin le da igual y vuela hacia la puesta de sol.
-¿Qué será de Odín sin su memoria? - Le pregunta Huginn.
-No será nada - susurra ella.

Día 5: Kodamas y lluvia 

Decían que la tierra estaba poblada de ellos, que habitaban cada árbol y defendían los bosques con fiereza. Algunos los recuerdan como seres pacíficos, pequeños e inofensivos; otros, simplemente recuerdan sus gritos. 
Yo aún tengo en mi memoria el sonido de sus lamentos y no hay palabras que lo definan.

Vivían en tiempos de lluvia, en los que el sol acariciaba la piel y no la abrasaba. Tiempos en los que el viento te cantaba a través de las hojas de los árboles y paseabas sin miedo a la luz del día o la aridez de la noche. 
Eran tiempos fáciles.
Ahora son tiempos para la supervivencia.

Día 6: Puedo imaginarte 

Todo comenzó con tu nombre y creí oír tu voz en mis sueños: Dulce y armoniosa, de las que susurran al oído y se te eriza la piel.
Después de la voz, intuí tu piel sedosa y caliente por el sol.
Me hablaron de tu gesto sonriente e imaginé tu sonrisa un poco torcida, dándote un aspecto más inocente a la par que travieso. 
Y aunque no me hablaron de tus ojos, me los imaginé oscuros, quizás, tan oscuros como la noche y con el brillo de la estrella polar atrapada en tus iris.

Me muerdo las uñas nerviosa mientras espero y pienso que no he podido imaginar tu olor.
Me sobresalta un carraspeo y giro el rostro hacia el sonido, me pongo en pie y me presento.
Por fin te oigo, un acento sutil, un ligero temblor al pronunciar tu nombre en la presentación correspondiente y me estremezco por dentro. Doy un paso para acortar las distancias y siento el calor que emanas, un beso en cada mejilla y tu olor en mi nariz, inhalo y me agarro a tu brazo. Asciendo hacia el hombro, no estas tenso, deslizo los dedos por tu cuello y siento la suavidad de tu piel hasta llegar al nacimiento de la barba. Sonrío. 
Acaricio la barbilla, el pelo sedoso y las ondas de tu sonrisa. Cojo aire y me atrevo a rozar tus labios, el aliento que sueltas calienta la yema de mis dedos y crea cosquillas en mi espalda.
- ¿Me imaginabas así? - preguntas. 
Asiento ¿cómo decirte que siempre he sabido como eras? 



Sé que me falta el día siete, que corresponde a hoy domingo, pero no me da tiempo de más querid@s lob@s y bruj@s. 
Recordar que me encanta leer vuestros comentarios y que no es necesario que os cortéis si os apetece compartir algo.
¿Os habéis animado a participar en el reto? Aún estáis a tiempo...
 









 

domingo, 30 de septiembre de 2018

Hola a tod@s bruj@s y lob@s.

Estamos a uno de octubre y empieza el reto...
Aquí os dejo las premisas por si queréis uniros, no lo pude hacer antes porque no estaban acabadas, me quedaban un par de ellas para acabar (de una compi del trabajo)

Recordar que si os gusta, os llama la atención y queréis uniros y compartir aquello que escribáis, sólo tenéis que decir de dónde ha salido la idea y además dejarme el enlace de dónde vayáis a publicarlo para que pueda disfrutarlo yo también ;-)

Y ahora...allá va:

  1. Comienzo
  2. El silencio vuelve a sonar
  3. Siempre hay espacio para un abrazo más
  4. Memoria
  5. Kodamas y lluvia
  6. Puedo imaginarte
  7. Mujeres y lobos
  8. Todos mis futuros son conmigo
  9. Una de diosas
  10. Mi mejor casualidad
  11. Caos. Alma 
  12. Rebelde despistada
  13. Temblor
  14. Robarte un beso porque si
  15. Tormenta
  16. De felinos y personas
  17. Evolución
  18. De fantasmas y monstruos
  19. Estrellas
  20. Los nudos del corazón
  21. Decir adiós
  22. Cuenta la leyenda
  23. El ermitaño de las dunas
  24. Pulseras
  25. Karma y Darma
  26. Buhardilla
  27. ¿Para qué?
  28. Pequeña de las dudas infinitas
  29. Perséfone
  30. Un cigarrillo
  31. El tiempo que estuve en el limbo
 ¿Estáis preparados? La aventura acaba de empezar....






martes, 25 de septiembre de 2018

Hola a tod@s mis lob@s y bruj@s, octubre esta a la vuelta de la esquina y me he propuesto un reto de escritura basado en los inktober de los ilustradores y el plotober de los valientes a los que les gusta escribir.
¿Nombre del reto?
Reto de Octubre
jajajajajajaj lo sé, lo sé, no brillo por mi originalidad en cuanto a nombres y/o títulos, pero lo importante es el contenido de dicho reto ¿no?

Ya tengo casi todos los huecos de cada día del mes con una propuesta a la espera de que la coja y la desmigue. He pedido ayuda, resulta más fácil crear propuestas cuando otras personas las escriben por ti y tu no sabes que vas a encontrarte. 
¿Como he planteado dicha ayuda? Basandome en los inktober que sigo de varios artistas, expliqué lo que pretendía: 
  • Que me plantearan un tema que pudiera dar de sí durante 31 un días (pero esta primera idea tenía sus lagunas) por lo que les propuse que pensaran en ideas sobre las que podría escribir algún día a lo largo del mes.
  • Leí y me informé más en retos para escritores, así que sugerí que me escribieran una o dos palabras que me inspiraran llegado el día.
  • Pero como esto me sabía a poco también les planteé que me anotaran alguna premisa que me hiciera pensar, como ejemplo diré que una amiga ha utilizado cuatro frases sacadas de canciones (que por cierto, no conozco)
 ¿Resultado? Un popurrí bastante curioso de desafíos sobre los que intentaré escribir: Relatos, microrelatos o incluso reflexiones.
Al ser mi primer reto he preferido mezclar cosillas y dejar espacio para la improvisación, escribir diariamente esta muy bien, pero la extensión, motivación, inspiración y mi inestabilidad emocional dependiendo de la semana del mes pues pueden poner un poco cuesta arriba este ejercicio. Así que a veces, y aunque no quiero que ocurra, es posible que me retrase. No sé cada cuanto lo compartiré en el blog, al menos una vez a la semana seguro, pero tampoco quiero petar una entrada si me extiendo varios días porque de esa forma la lectura puede ser más espesa.

En mi cuenta de instagram: Bruja Malvada Lobo Hambriento también compartiré los avances, o al menos parte de ellos.

¡¡Ahora solo queda esperar a que llegue el día uno!!

Puedes unirte a la propuesta siguiendo mi instagram, ya que todos los días pondré la premisa o las palabras sugeridas por mis amigos y de ahí puedes crear tu relato, microcuento o reflexión. 
Si te decides a aceptar el reto y lo compartes, por favor, di de donde has sacado la idea nombrando mi blog o el propio instagram ¿ok? 

Y ahora me despido lob@s y bruj@s. Mordiscos dulces para tod@s









viernes, 20 de julio de 2018

Creo que dentro de nosotros hay un eco del pasado que nos habla de otras vidas, otras pieles, otros sabores; que sentimos hace ya mucho y que sólo podemos recordar, como si estuvieras en medio de un sueño, cuando vuelves a mirar a los ojos de la otra persona, cuando vuelves a sentir su roce, o a saborearle.
Creo que nuestra alma, en el centro de un laberinto, va buscando las señales que le lleve a quienes llenaron sus otras vidas, sus otros recuerdos, sepultados bajo el presente, bajo tantos nombres, tantas experiencias, tantos ruidos y tantos olores.

La prisa nos consume. Y la impaciencia. Pero creo, no; sé, que nuestros cuerpos se han reconocido y que lo echaba de menos sin saberlo, al igual que tus ojos, tan mágicos cuando sonríen.

¿Y ahora? Me debato entre lo reconocido y lo que queda por descubrir.
No somos lo que fuimos, sino algo distinto con capas de nuevos recuerdos y experiencias, pero con la misma esencia. Supongo que prometí no olvidarte, no te esperaba ni te imaginaba, pero ahora que nos hemos cruzado, una parte de mi se niega a separarse, a pasar de largo y perder la oportunidad.

Me desarmas con una mirada ¿Hace falta poner palabras a lo que me produces cuando sonríes?
La yema de mis dedos hablan un lenguaje especial con tu piel, sé que las tuyas con el mío también, creéme, nadie ha conseguido susurrar en mi de esa forma.


Pero en un mundo dónde todo es cuestionable, me debato entre si esto es real o sólo producto de mi imaginación ¡que bien sé que tengo mucha! Quizás todo forme parte de una leyenda de esencias que se reencuentran, pero leyenda al fin y al cabo.
No diré que voy a dejar las cosas al azar, a una tirada de dados y lo que toque a tocado. Diré simplemente, que nos hemos conocido, que las casualidades no existen y tu nombre y la curiosidad llegaron a mi vida hace mucho tiempo.
¿Y a partir de ahora? Iremos decidiendo, poco a poco, no hay prisa, todo llega cuando tiene que llegar, quizás nos acerquemos más, o quizás nos alejemos.
No subestimaré al tiempo, porque esta claro que teníamos que conocernos.







domingo, 8 de julio de 2018

Dicen que la tristeza es como una esponja que lo va absorbiendo todo lentamente y lo mantiene en su interior.
Yo creo que no es así; las tristezas son goteras, filtraciones de agua en cada habitación que existe en nuestra mente.
Y cada uno de esos habitáculos es una situación, una persona, o un ser al que amamos, nos crea como personas, nos modifica y forma nuestros recuerdos.

En la casa que es mi mente hay muchas habitaciones dedicadas a personas y momentos y muchas de ellas tienen goteras, algunas mas grandes que otras; la gotera de Sholty es extraña, tan extraña que no sé como me siento.


Tengo 30 años, a él le faltaban unos meses para hacer quince así que ha estado en mi vida justo la mitad.
La mitad de mi vida con un ser que apenas medía lo que una caja de zapatos, pero que llegó tan cabezón y barrigón que bien podía haber sido una pelota si se hubiera hecho una bola.

El más egoísta de todos los pequeños peludos que hemos tenido hasta ahora pero el más adorable también. Se hacía un hueco en cualquier sitio, se subía a tus pies para no tener el culo frío, escalaba tus piernas para subirse a tu regazo y se daba la vuelta como un bebé para que le rascaras la panza.
Pero hasta que no llegó Bayron fue un crío que se meaba en cualquier persona que le llevara la contraria.
Sobrevivió a una operación de estómago, a la caída desde el cuello de un imbécil borracho y a la llegada de un mostrenco al que llamábamos Oso. Pero Sholty, con su tamaño, se hacía con el control de todo y cada invierno lo usaba como manta subiéndose a su lomo para dormir. Eramos, en parte, juguetes para él, pero era imposible no amarlo, porque el tamaño no lo es todo y él, en proporción, era como un pequeño potro salvaje que hacía lo que quería, cuando quería y como quería.


 Con esa cara de zorrillo, con sus ojos brillantes y negros, con sus orejillas siempre atentas; no le importó que le prohibieramos entrar a la cocina, aprendió a hacerlo de culo, era la mejor forma que tenía de parecer inocente si lo mirábamos y se sentaba como un chico bueno. Tan sinvergüenza, tan único y tan indomable.

Llegó desde Galicia junto a papa, llegó cubriendo la palma de nuestras manos y con una forma de comer y de beber tan graciosa que no dejó de hacerlo en toda su vida. Saltaba mientras bebía agua con esas patejas tan cortas y también mientras ladraba (si es que era imposible que ladrara sin saltar)
Con la edad empezó a dar cabezadas sentado, junto a la estufa de leña, adicto al calor y al invierno ¡era tan gracioso!
Perdió el pelo de las orejas conforme avanzaba en edad, parecía que tenía orejas de piel de murciélago; perdió dientes y acabo con un colmillo sobresaliendole de entre los labios y con la parte de arriba metida hacia dentro por la falta de caninos.
A veces, tenía los ojillos de cuando era joven, con ese brillo tan especial que los iluminaba cuando estaba pendiente de todo, cuando la casa era suya y nada escapaba a su control, pero en otros momentos sus ojos nos devolvían la mirada de un anciano, de esos a los que ya les pesa un poco la vida, pero siguen manteniéndose al pie del cañón porque lo han hecho siempre y la fuerza de la costumbre no se va de un día para otro.
Su carácter era tal, que incluso un día antes de poner punto y final a su historia, con la mitad de oxígeno alimentando sus pulmones, le quito el hueso al bebé de la casa, a Norte.
Ladraba para reclamar tu atención, cuando no hacías lo que el deseaba, con un sonido estridente y desagradable que no cambió nunca y supongo, que cuando usas tanto una parte de tu cuerpo, al final, se resiente. No es que sus pulmones fueran débiles, es que eran pequeños para todo lo que él pretendía hacer con ellos. Supongo que en su fuero interno tenía complejo de perro grande, por eso tenía ese comportamiento de que el mundo estaba a sus pies.





Tenía tanta elegancia innata, que casi siempre podías verlo con un mechón de pelo caído sobre el ojo ¡estaba tan guapo!

La gotera de Sholty es proporcional a todo lo que lo quería, no importaba su tamaño, el se comía el mundo y a quien se pusiera por delante cuando corría detrás de un objetivo: compacto, paticorto y cabezón; podría parecer que no era precioso en su conjunto, pero lo era. Y se estiraba para parecer más alto y casi, casi, parecía que lo era...














































 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff